Justo al borde del agua, una villa de Palladio, como una oda al Mediterráneo entre pinos y campos de flores. En este contexto pastoral vocacional, esta casa señorial abrirá sus puertas en 2020 para convertirse en el ‘hotel boutique’ más exclusivo de las Islas Baleares.

La casa principal se distribuye en suites, habitaciones y salones. Se complementa con ocho suites con piscina privada integradas en la vegetación y unas cuantas habitaciones, todas diferentes, que forman un lloc soñado menorquin.

Un spa, un bar, una piscina lounge, un restaurante al aire libre, una pista de tenis y finalmente dos accesos al mar que le harán alojarse cómodamente en plena naturaleza.

Este es el verdadero sabor de Menorca que aquí se impone, los olores del profundo azul mediterráneo, las paredes blancas encaladas, la pureza y nobleza de los materiales antiguos que revelan un pasado aristocrático tan cercano que una sencilla habitación te hace sentir todo el orgullo de pertenecer a esta tierra.