“Can Faustino, es sobre todo una casa que toca el corazón, ya que invita a soñar. Soñar  por revivir un palacio con vistas al Mediterráneo desde el centro histórico de Ciutadella. El sueño de una colaboración con el estudio Putman cuyos muchos logros han alimentado mi imaginación. El sueño, finalmente, de recibir a nuestros invitados como amigos en una residencia a escala humana.

Queríamos convertir el lugar en el mar, destacando su patio, que se enriquece con una piscina y un restaurante, donde nuestra cocina sublima una abundancia de productos locales con la majestuosidad del mar y frutos de una rica tierra de mil sabores.

Para dar forma al espacio, pensamos en los largos desayunos en la terraza, con una cena bajo las estrellas ala luz de las velas, con unas vistas preciosas a las playas de la isla con nuestros barco Hermine y Heloise…

Es aquí, en Can Faustino, donde Mare e Terra comenzó su carrera como narradores de experiencias”.

 

Laurent Morel-Ruymen

 

 

 

“Entramos en un lugar como una historia, que está ambientada y se apropia, que es parte de nosotros, y nosotros somos parte de ella en el corazón de la isla de Menorca, virgen de las violaciones de una agresiva modernidad y del turismo de masas, se abre un espacio con vistas al puerto, donde se detiene el tiempo, un paraíso de verdor, agua, luz y silencio. Ahí se encuentra un palacio del siglo XVIII que irremediablemente invita a soñar, descansar y divagar.

Un lugar casi monacal que llama a una transfiguración. Yo quería infundir una parte de modernidad que le complete, aprovechándonos de sus espacios puros, su sobria grandeza y colocando materiales, colores y formas que revelan su tranquila belleza.

Todo es cuestión de respeto, de equilibrio. Parece imprescindible construir una armonía entre un entorno y lo que evoca, para recuperar una parte de la autenticidad donde la excelencia será quizás encontrar su medida. Conjugando lo contemporáneo en un lugar cargado de historia impulsado por el reto de la reinvención, encontramos la calidez singular que emana y que yo quería sublimar para encontrarlo dentro de nosotros”.

 

Olivia Putman

 


Ir a la página del hotel Can Faustino: www.canfaustino.com